Funcdación Luksic

Noticia

Entrevista a Fundación Patio Vivo y sus proyectos con el FIE

24.10.2016

En 2016, Fundación Patio Vivo se adjudicó un Fondo para Iniciativas Escolares (FIE) con el objetivo de transformar los patios de dos liceos de Cunco en espacios para el aprendizaje. Un trabajo inspirado y ejecutado en conjunto con las comunidades escolares y locales. Ángela Ibáñez, directora ejecutiva de la fundación nos contó cómo fue su experiencia.

¿Cómo fue el trabajo de levantar en conjunto con la comunidad sus necesidades para desarrollar el proyecto?

Fue un proceso muy enriquecedor porque tuvimos instancias en que realmente pudimos entender las expectativas, sueños y necesidades de las comunidades educativas. Ambos Liceos se mostraron abiertos y comprometidos a darnos tiempo e información. Paralelamente tomamos clases de Cultura Mapuche, con una profesora Mapuche, lo que nos permitió entender la cultura desde adentro.

También tuvimos un proceso de participación con estudiantes, donde se hicieron algunos juegos en el patio y se crearon diferentes collages, a partir de eso se reflexionó sobre el uso del patio, los lugares que les gustaban, los juegos y lo que “echaban de menos”. El tema que más salió fue NATURALEZA, lo que no nos pareció raro, teniendo en cuenta que la mayoría viene del campo y asiste a una escuela con mucho cemento.

A su vez, realizamos reuniones con profesores y encuestas vía mail. De las respuestas y conversaciones deducimos que el espacio del patio no tenía ningún valor pedagógico asociado, que funcionaba como un espacio de pasada. La gran mayoría añoraba mas jardines o áreas verdes y así comenzamos a trabajar.

¿Durante la implementación del proyecto, qué crees que fue lo más importante para llevarlo a cabo con éxito?

Para llevar a cabo el proyecto hubo un esfuerzo y motivación conjunta, entre el equipo de las escuelas, los maestros que hacían las obras del patio y el equipo de Patio Vivo. Por una parte, en la escuela encontramos personas idóneas, que tenían la capacidad de gestionar y coordinar bien las actividades con toda la comunidad. Además, hubo una súper buena disposición a apoyar en todo lo necesario y siempre un ánimo de comprensión. Por ejemplo, en entender los atrasos por la lluvia o en ser flexibles para que pudiéramos trabajar, aunque estuvieran en clases. Por otra parte, los profesores han mostrado interés por las capacitaciones, son un grupo participativo, lo que hace más fácil y mejor la labor de explicar el espacio del patio como un espacio pedagógico.

En tercer lugar, fue bueno tener tiempo y la posibilidad de viajar para reunirnos varias veces con los maestros, para discutir el proyecto con ellos, aprender de la experiencia con los materiales que ellos tienen, porque es súper diferente trabajar con roble que con pino, por ejemplo. El equipo de maestros estaba súper comprometido, se quedaban hasta tarde para que cumpliéramos la meta.

¿Cuáles son las ventajas que has podido apreciar del FIE en relación a otros fondos concursables?

La confianza, la flexibilidad, la posibilidad de conversar con ustedes. Hasta ahora no hemos tenido problemas, pero siento que si tuviéramos dificultades ustedes las pueden escuchar y apoyarnos en encontrar una solución desde el criterio. Eso es una característica muy especial dentro de los fondos concursables.  No sé bien como describirlo, pero tiene que ver con el “animo”, el “carácter” del fondo. Normalmente la contraparte no escucha mucho, no es flexible en relación a lo propuesto en un comienzo, la relación se construye desde la exigencia, el deber y el control, mas que en la adaptación a las diferentes realidades y la confianza.

El FIE es un fondo súper completo, porque puede financiar investigación, proyecto, implementación y jornadas de inducción. Normalmente, te financian o proyecto o capacitación, entonces los proyectos quedan un poco “cojos”.

¿Qué le recomendarías a los nuevos postulantes del FIE para preparar sus proyectos?

A los nuevos postulantes del FIE les diría que tuvieran una mirada integral del proyecto que postulan, que se pregunten ¿cómo este proyecto beneficiará a la comunidad escolar? Y en base a eso, destinen espacio y tiempo para que eso ocurra, para que muchos puedan ser parte y aprender con el proyecto.

En educación los cambios siempre se dicen que son procesos largos, intangibles, pero, por el contrario, a través de los proyectos que se pueden ejecutar con este fondo, se generan cambios concretos en la educación. Cambios que son visibles. A los nuevos postulantes del FIE les recomendaría que se den las instancias para que la comunidad escolar pueda participar y ser parte de estos cambios. Por que así los beneficios son mucho más que tener un patio, un laboratorio o un gimnasio, tiene que ver con un logro, una celebración, una alegría para la comunidad.

También les aconsejaría que se den el tiempo para disfrutar del proyecto y aprehenderlo, porque es un fondo que permite estudiar el proyecto, luego ejecutarlo y luego comunicarlo a la comunidad. Que hagan esos tres procesos, ¡porque son muy enriquecedores!